Get free YouTube views, likes and subscribers
Get Free YouTube Subscribers, Views and Likes

No me llames Tonto por no Saber Leer

Follow
ASÍ ES LA VIDA

★ Suscríbete a ASÍ ES LA VIDA: http://bit.ly/2rH5mEv

Este es Lucas, y no sabe leer. No está ciego, tampoco es tonto, nada de eso. Es disléxico. A grandes rasgos, significa que es físicamente incapaz de leer y escribir. O, mejor dicho, puede hacerlo, pero lo hace 100 veces más lento que otras personas. ¡Pero no te sientas mal por él! Es feliz así. Esta es la historia de lo que le ocurrió.

Sus padres siempre le dijeron que necesitaba ser el mejor en los estudios para sobresalir en la vida. Los dos son muy exitosos; su papá es abogado y su mamá es física. Su futuro ya estaba bastante definido desde el día en que nació. Iba a convertirse en nada menos que un neurocirujano. Lucas recuerda que, en sus primeros años, ya realizaba todo tipo de actividades: matemática, ciencia para niños, cosas como esas. Lo único que confundía a sus padres era el hecho de que no lograba aprender a leer. Pero aún era muy pequeño y, ya que iba a ir a la escuela, decidieron que lo mejor sería que aprendiera allí.

Cuando comenzó la escuela, Lucas notó de inmediato que era más lento que los otros niños. Era extraño, nunca había parecido tonto antes. Su mente era rápida, y entendía fácilmente todo lo que le explicaban. Pero, a la hora de leer o de trabajar con cualquier material escrito, daba la impresión de que tenía verdaderos problemas. Escribir era peor. Para Lucas, las letras parecían manchas de agua que cambiaban de forma y tamaño todo el tiempo. Sus maestros le decían “Concéntrate, concéntrate”. Pero ¿qué podía hacer, si para él eran como moscas huyendo del papel?
Lucas aún recuerda la primera vez que tuvo un examen con calificaciones. Él sabía que era muy importante llevar un buen resultado a sus padres, mostrarles que no era estúpido. Hizo lo mejor que pudo, pero solo logró responder 3 de las 12 preguntas. No entendía por qué… Estas no eran difíciles, sabía las respuestas. Pero le llevaba mucho tiempo entender lo que estaba escrito y contestar. Sudaba como loco. Lo último que logró hacer fue escribir su nombre, Lucas Velazco, en el papel. Mientras la maestra los calificaba, le pidió a él que se pusiera de pie y leyera su nombre escrito en el examen. “Lucas Velazco”, dijo. Ella insistió en que lo leyera bien. Después de esforzarse, leyó lo que realmente había escrito. Decía “Lucas Vevazco”. Todos se rieron, y él se sentía muy avergonzado. “Vevazco” se convirtió en su apodo desde entonces.

Fue un día triste, para Lucas. Lo único que recibió fueron las burlas de los demás y un 1. Decidió no sufrir en silencio, y habló con sus padres. Ellos no se pusieron muy contentos cuando les contó que su nota era casi un 0. Pero, cuando habló sobre sus problemas con las letras que se desvanecían, decidieron llevarlo a una oftalmóloga. Ella revisó sus ojos y confirmó que estaban perfectos, pero propuso que lo llevaran a otro doctor especializado en problemas de aprendizaje. Era una persona muy amable, oía a Lucas con atención y le pedía que le mostrara su letra. Él dijo que, en su lugar, podía dibujar lo que veía. Le gustaba mucho dibujar y parecía que era lo único en lo que destacaba. Dibujó las cosas exactamente como las percibía.

El doctor les dijo a los padres de Lucas que su hijo tenía talento, y ellos quedaron muy impresionados cuando vieron los dibujos. Después les dijo que tenía dislexia, y que era una condición crónica que podía mejorar, pero no curarse. Tendría que adaptarse de alguna forma a los estudios. El doctor dejó recomendaciones para que los exámenes duraran más tiempo y para que utilizaran más materiales auditivos con él. Pero, después de un tiempo, Lucas comprendió que se estaba quedando muy atrás en la escuela, y que todos se burlaban de él por eso. Le resultaba difícil concentrarse en las clases, y sus notas cayeron aún más. Así que sus padres lo cambiaron a otra escuela especializada en aprendizaje creativo e individual.

¡Así es como Lucas descubrió que, en realidad, es bastante inteligente! Ahora tiene un tutor que adapta los estudios a su comprensión visual. Le dejan tareas creativas, en las que debe dibujar procesos o reglas en lugar de describirlas por escrito. Tiene audiolibros en lugar de textos. Y también tiene clases de arte, ¡en donde pronto se convirtió en el mejor!

A Lucas aún le falta mucho para terminar la escuela, está en los primeros años de la adolescencia. Pero ya sabe qué es lo que quiere ser sin ningún tipo de duda: quiere ser un artista, es lo que más disfruta en la vida. Si no fuera por la dislexia, Lucas estaría obligado a estudiar todas las cosas que no le gustan, y no tendría la posibilidad de hacer lo que más disfruta, que es dibujar. Ahora puede decir que es feliz. Que las letras vuelen lejos, él está mejor sin ellas.

Música por Epidemic Sound: https://www.epidemicsound.com Mi mamá es Gay. Mis padres nos criaron a mi hermano y a mí de diferentes maneras. Acabo De Descubrir Que Soy Autista. Mis amigos estaban Conmigo por mi Dinero. Mi Teléfono Gastó US$ 70.000 y Nunca lo Noté. Mi novio es un Controlador y está fuera de sí. Abandoné a mis amigos por popularidad, pero ahora lo lamento. Una impostora me rompió el corazón. Mi primer novio se Aprovechó de mí. Revelé el secreto de mi hermana a toda la escuela.

posted by extragil0


Recommended