YouTube magic that brings views, likes and suibscribers
Get Free YouTube Subscribers, Views and Likes

Mi mejor LECCIÓN DE KARMA

Follow
ASÍ ES LA VIDA

★ Suscríbete a ASÍ ES LA VIDA: http://bit.ly/2rH5mEv

Este es Sergio, y quiere hablarles acerca del karma. El karma puede ser misterioso, todos hemos oído de él, aunque raramente vemos alguna prueba de su existencia. Pero, en un día en particular de su vida, Sergio sintió todo su peso, y hoy quiere compartir esa historia contigo.

Sergio viene de una familia no muy adinerada. Vive con sus dos hermanos y su mamá soltera. Ella siempre trabajó día y noche para alimentarlos y vestirlos, y sus hijos intentaban ayudarla. Así que para Sergio fue toda una emoción llegar a la mayoría de edad. Literalmente al día siguiente, comenzó a buscar trabajo a tiempo parcial para combinarlo con la escuela. Por fin podría agregar algo de dinero al presupuesto familiar.

Sergio aún recuerda el día en que se convirtió en un orgulloso empleado de “Dodo’s Pizza”. Se veía como todo un bobo con su nueva visera y los enormes y horribles jeans del uniforme, pero estaba orgulloso de sí mismo. Se le vino a la mente que, cuando era aún más joven, se comportaba como un idiota y se la pasaba haciendo bromas a los empleados de restaurantes de comida rápida. Le parecían patéticos. Sergio se creía una especie de héroe de las bromas telefónicas: llamaba a diferentes restaurantes y los volvía locos. Ahora estaba del otro lado y se sentía avergonzado de sí mismo.

Con cada semana de pago aprendía más y más. Primero trapeaba los pisos y limpiaba los retretes. Luego, comenzó a dar una mano en la cocina. Hasta que un día llegó al santuario: la caja registradora y el teléfono para tomar órdenes. Ni si lo hubieran nombrado director ejecutivo de la empresa hubiera estado tan orgulloso como en ese momento. Parecía una tontería, pero era un trabajo que exigía cierta responsabilidad, y Sergio estaba seguro de que tenía lo necesario. Hizo mi primera factura dos días antes del DÍA DEL KARMA, necesitaba un poco de tiempo para practicar.
Pero, desafortunadamente, no tuvo ese tiempo. El día kármico, una chica de su turno se enfermó y tuvo que irse a casa. Su gerente no logró encontrar a un sustituto. Siguiendo las leyes de Murphy, ese resultó ser un día muy atareado, parecía que de pronto toda la ciudad había decidido que quería una pizza o dos. Los muchachos de la cocina no tenían respiro y no querían a un novato molestando, así que enviaron a Sergio a tomar las órdenes y recibir el dinero. Ver tantas personas formando una fila lo ponía supernervioso, tenía mucho miedo de cometer un error. Así que hacía las cosas muy lento. El teléfono no paraba de sonar, cosa que no ayudaba mucho.

Ya completamente desesperado, atendió una de las miles de llamadas y oyó: “¿Su refrigerador está andando?”. Sergio estaba confundido, se limitó a decir: “Sí, ¿por qué?”. “¡Entonces mejor vayan y atrápenlo!”. Una ola de carcajadas y luego colgaron. “Cielos, ¿no podía haber ocurrido otro día?”, pensó. “¡Muy bien, universo, ya aprendí la lección! ¿Puedo trabajar ahora?”, ya entendía que no estaba bien hacer bromas a las personas que trabajan, especialmente en un día ocupado. Estaba en medio de su momento kármico número 1. Pasó otra hora de sudor y nervios, hasta que recibió otra llamada del mismo niño. Le dijo: “Lamento la molestia, ¿podría decirme dónde está el Pizza Hunt más cercano?”. Otra vez risas, otra vez cuelgan. Sergio estaba realmente furioso. Memorizó el número en el identificador. Notó que más tarde el mismo niño volvía a llamar una o dos veces, pero no lo atendió.
Hacia el final del día estaba tan cansado que le costaba entender quién era. Pero aún seguía furioso, así que se tomó un momento para volver a llamar a ese número. Lo atendió un hombre adulto. “Disculpe”, dijo Sergio, “¿usted tiene un hijo?”. El hombre respondió que sí. Sergio le explicó toda la situación, esperando que se riera de él o que colgara la llamada. Nunca hubiera esperado su reacción. El hombre le preguntó dónde estaba, le pidió que no se moviera de ahí en la próxima media hora y cortó. Sergio aún tenía trabajo por hacer, pero se preocupó un poco. Quién sabía qué querría hacerle, él solo era un simple cajero.

Media hora después, él y su equipo fueron testigos de todo un espectáculo. Un hombre grande y enojado trajo de la oreja a un preadolescente de apariencia rebelde y lo llevó frente a él. “¡DISCÚLPATE!”, rugió. Sergio tragó saliva nervioso y preguntó: “¿Quién, yo?”. “¡No, el imbécil de mi hijo!”, respondió el hombre. “¡Discúlpate por distraer a personas decentes mientras trabajan!”. El niño dijo algo en voz baja. Sergio se sintió un poco mal por él, pero una parte de él disfrutó el momento kármico número 2.
El padre resultó ser un sujeto muy buena onda. Ordenó 5 pizzas y le dejó una propina de 35 dólares a modo de disculpa. Sergio se alegró mucho de llevar ese dinero a casa. Hay una lección que aprendió de todo esto: la próxima vez que quieras hacerle algo malo a alguien, piénsalo dos veces, porque EL KARMA EXISTE.

Música por Epidemic Sound: https://www.epidemicsound.com Mi primer tatuaje fue un desastre. Todo un fracaso. Mi primer novio se Aprovechó de mí. Mis padres odiaban a mi novio pero él cambió las cosas. Me enamoré de un Chico Gay y no me Arrepiento. Mi vida con el Enanismo. Mi mejor Amigo Resultó ser Falso. Perdi Mi Brazo Derecho. Acabo De Descubrir Que Soy Autista. Tengo seis hermanos y es una pesadilla. Mi mejor amigo intentó robarme a LA CHICA QUE ME GUSTA.

posted by extragil0


Recommended